La OMS (Organización Mundial de la Salud) informa que el sedentario llegará al 35% de la población mundial en 2030.

La inactividad física es una amenaza creciente para la salud mental. Casi 1.800 millones de adultos en todo el mundo corren riesgo de contraer enfermedades debido al sedentarismo, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un 31% de la población mundial no cumple con las recomendaciones de actividad física del organismo: 150 minutos de actividad física de intensidad moderada para cada adulto, o 75 minutos de actividad física de intensidad vigorosa, o su equivalente, por semana.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud advierte que cerca de 1.800 millones de personas no alcanzaron los niveles recomendados de actividad física en 2022. De cara a 2030 se prevé que el porcentaje se eleve hasta el 35%.

El informe publicado en The Lancet Global Health alerta que la actividad física está en una tendencia a la baja, pues la inactividad creció un 5% entre 2010 y 2022. Y se prevé que en el futuro vaya a más, pues augura que aumentará al 35% en 2030. De cara a ese año, se prevé que el coste económico de enfermedades prevenibles mediante un estilo de vida más activo superará los 300.000 millones de dólares (280.581 millones de euros). Se estima que para 2030 casi 500 millones más de personas desarrollen afecciones de salud que pueden prevenirse con una actividad regular. 

El estudio, eso sí, también precisa que casi la mitad de los países del mundo han mejorado los registros de actividad física de su población en la última década. 22 de ellos, de hecho, apuntan a reducir la inactividad en un 15% en los próximos seis años. 

“Estos nuevos hallazgos resaltan una oportunidad perdida para reducir el cáncer, las enfermedades cardíacas y mejorar el bienestar mental en algunas poblaciones mediante el aumento de la actividad física”, ha explicado Tedros Adhanom, director general de la OMS. “Debemos renovar nuestros compromisos para aumentar los niveles de actividad física y priorizar acciones audaces, incluidas políticas fortalecidas y mayor financiación, para revertir esta preocupante tendencia”, ha añadido. 

La OMS insiste a todos los países para que implementen y refuercen políticas que promuevan la actividad física a través del deporte comunitario y de base, así como el transporte activo, entre otras medidas. Los países occidentales de altos ingresos obtuvieron mejores resultados con un 28% de inactividad. Oceanía fue el continente más activo, con un 14% de sedentarismo. 

Para hacer frente a la inactividad física, más de una veintena de marcas de artículos deportivos, entre las cuales Nike, Adidas, Puma, Amer Sports, Anta, Asics, Decathlon, On, Shimano u Orbea, se han unido como miembros de la Federación Mundial de la Industria de Artículos Deportivos (Wfsgi) para apoyar al llamamiento una acción coordinada. A esta acción también se han unido las federaciones nacionales de artículos deportivos de España, Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Alemania, Brasil o Austria, junto a asociaciones vinculadas al fitness y a la salud como Europe Active, Health & Fitness Association (antigua Ihrsa), Fedas Europe, así como Cycling Industries Europe, Fesi Europe e Ispo. 

"Los nuevos datos sobre inactividad en adultos muestran que no se está haciendo lo suficiente para invertir la tendencia.  Por eso, a pesar de ser competidores en el negocio, nos unimos para compartir nuestros conocimientos sobre el comportamiento de los consumidores y la participación de la gente en el deporte comunitario y la actividad física. Todos estamos en este negocio para ayudar a la gente a ser más activa", ha explicado Andy Rubin, presidente del Wfsgi. 

Fuente: 2PLaybook